• alimentación sana

NOTICIAS DES DE GINEBRA. OMS

La OMS ha publicado nuevas recomendaciones para establecer estándares globales de atención a las embarazadas sanas y reducir intervenciones médicas innecesarias.

En todo el mundo, se estima que 140 millones de nacimientos ocurren cada año. La mayoría de estos ocurren sin complicaciones para las mujeres y sus bebés. Sin embargo, en los últimos 20 años, el personal sanitario que las atiende han aumentado el uso de intervenciones que anteriormente solo se usaban para evitar riesgos o tratar complicaciones, tales como la infusión de oxitócica para acelerar el parto o las cesáreas.

 

 

“Queremos que las mujeres den a luz en un entorno seguro con un parto atendido por expertos y  en instalaciones bien equipadas. Sin embargo, el aumento la medicalización de los procesos normales de parto está socavando la propia capacidad de la mujer para dar a luz  y eso impacta negativamente en su experiencia  de parto”, dice la Dra. Princess Nothemba Simelela, Asistente de la OMS, Directora General de Familia, Mujeres, Niños y Adolescentes.

 

 

 

“Si el parto progresa normalmente, y la mujer y su bebé están en buenas condiciones, no necesitan recibir intervencionesadicionales para acelerar el trabajo “, dice ella.

 

El parto es un proceso fisiológico normal que se puede lograr sin complicaciones para la mayoría de las mujeres y los bebés. Sin embargo, los estudios muestran  que una proporción sustancial de mujeres embarazadas sanas  se someten al menos a una intervención clínica durante el trabajo de parto y el nacimiento. A menudo, también,  ellas están sujetos a una rutina innecesaria y a intervenciones potencialmente dañinas.

 

La nueva guía de la OMS incluye 56 recomendaciones basadas en la evidencia científica sobre qué cuidados necesitan la mujer y su bebé durante todo el trabajo de parto e inmediatamente después.

 

Estos incluyen:

tener un acompañante de elección durante el trabajo de parto y el parto;

garantizar cuidado respetuoso y buena comunicación entre mujeres y proveedores de salud;

mantener la intimidad y confidencialidad;

permitir a las mujeres tomar decisiones sobre sus posiciones en el manejo del dolor, en el trabajo de parto  y expulsivo, entre otros.

 

 

Cada trabajo es único y progresa a diferentes ritmos.

La nueva guía de la OMS reconoce que todo el trabajo de parto y el parto es único y que la duración de la primera etapa activa del parto varía desde una mujer a otra. En un primer parto, por lo general no se extiende más de 12 horas. En labores posteriores, por lo general no se extiende más de 10 horas.

Para reducir las intervenciones médicas innecesarias, la guía de la OMS establece que el punto de referencia anterior para la tasa de dilatación cervical a 1 cm / h durante la primera etapa activa del parto (evaluada por un cartograma o gráfico utilizado para documentar el curso de un trabajo normal) puede ser poco realista para algunas mujeres y es inexacto en la identificación de mujeres en riesgo de reacciones adverses en los resultados del nacimiento.

 

La guía enfatiza que una dilatación cervical  puede ser más lenta, que la  tasa por sí sola no debe ser una indicación de rutina para la intervención  de acelerar el trabajo de parto o acelerar el nacimiento.

 

“Muchas mujeres quieren un parto natural y prefieren confiar en sus cuerpos para dar a luz a su bebé sin la ayuda de intervención médica “, dice Ion Askew, Director de la OMS, Departamento de Salud Reproductiva e Investigación. “Incluso cuando se desea o necesita una intervención médica, la inclusión de las mujeres en la toma de decisiones sobre la atención que reciben es importante para asegurar que cumplan su objetivo de una experiencia  de parto positiva.”

 

Cuidados de alta calidad para todas las mujeres.

 Las intervenciones innecesarias en el transcurso del parto están muy extendidas en los niveles bajo, medio y en los entornos de altos ingresos, a menudo poniendo presión sobre recursos ya escasos en algunos países, y aumentando la brecha de equidad.

Aproximadamente 830 mujeres mueren por embarazo o complicaciones del parto en todo el mundo todos los días. La mayoría  de estas muertes podría ser prevenida con una atención de alta calidad en el embarazo y durante el parto.

 

La atención irrespetuosa y no digna prevalece en muchos centros de salud, se violan los derechos humanos y se evita que las mujeres accedan a los servicios  de atención durante el parto. En muchas partes del mundo, el proveedor de servicios de salud controla el proceso de parto, lo que expone aún más a las mujeres embarazadas sanes a intervenciones médicas innecesarias que interfieren con el proceso natural de parto.

Tenemos que lograr los mejores resultados posibles, física, emocional y psicológicamente para la mujer y su bebé, esto requiere un modelo de cuidados en el que los sistemas de salud empoderan a todas las mujeres para acceder a la atención que se centra en la madre e hijo.

Los profesionales de la salud deben aconsejar a las mujeres embarazadas sanas que la duración del trabajo varía mucho de una mujer a otra. Mientras que la mayoría de las mujeres quieren un trabajo de parto natural y nacimiento.

El informe de la OMS también reconoce que el nacimiento puede ser un evento impredecible y arriesgado y que el monitoreo y las intervenciones médicas a veces pueden ser necesarias. Incluso cuando las intervenciones son necesarias o deseadas, las mujeres generalmente desean retener un sentido de logro personal y control al participar en las decisiones que tienen que ver con ella y su bebé hasta después del parto.

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *



Aquest lloc web utilitza cookies per a que vostè tingui la millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment per a l'acceptació de les anomenades cookies i l'acceptació de la nostra política de cookies, premi l'enllaç per més informació.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
CatalanSpanish