• alimentación sana

¿Tomas infusiones?

¿Te parece estraño que una planta como la ortiga tenga grandes propiedades?

Quizás no, porque quizás has tenido una abuela como yo, que cada semana hacia sopa de ortigas o sopa de tomillo, dos grandes plantas para dos platos mágicos como decía la abuela Rita.

Aunque entonces, en mi infancia no conocía sus efectos ya integré en mi cerebro que era una planta “mágica”, curativa, sana. Fue con los años, a través de la sabiduría de mi madre, gran conocedora de las plantas y sus propiedades que aprendi a usar las hojas de ortiga sea en infusiones o en sopa.

La hoja de ortiga (Urtica dioica) – se recomienda a mujeres de todas las edades. En los herbolarios, podemos encontrar viejas sabias que nos recomiendan tomar de manera regular una infusión de ortiga tres o cuatro veces por semana.

 

Incluso estando embarazada.

Vamos a descubrir porque nos puede ir bien la Ortiga durante el embarazo.

La infusión de hojas de ortiga son un tónico increíble y tienen más clorofila que cualquier otra hierba. Dado que la clorofila se parece mucho a una molécula del hemoglobina portadora de hierro, una mujer embarazada puede usar este “hierro adicional”  que aporta la infusión de ortiga. Así su hemoglobina no disminuirá de manera drástica al entrar en el tercer trimestre

Las ortigas también contienen una gran cantidad de vitaminas A, C, D y K, calcio, potasio, fósforo, hierro y azufre. Por lo que os cargan de minerales y vitaminas importantes para el desarrollo del bebé, para regular la coagulación y para evitar la descalcificación.

Las hojas de ortiga son un buen tónico para los riñones y diuréticas con lo que ayuda a no retener liquido, a evitar los edemas.

Al llevar gran contenido de Potasio la infusión de ortiga puede ayudarte a reducir los calambres de las piernas, esos que molestan tanto que aparecen cuando el sueño es casi profundo.

Su proporción de calcio tiene una buena biodisponibilidad por lo que evita que te descalcifiques tanto en el embarazo como en la lactancia.

Es una maravillosa fuente de vitamina K que hace que mantengas un buen nivel de plaquetas durante el tercer trimestre, por lo que reduce el riesgo de padecer hemorragia posparto. Al mismo tiempo como es un poco astringente puede ayudar a reducir la posibilidad de hemorroides y mejorar la resistencia venosa.

Después del parto ayuda a aumentar la cantidad y riqueza de la leche materna. No hace milagros pero contribuye a la mejora.

Al ser tan rico en minerales puedes notar que aumenta tu energía diaria sin excitarte. A la vez que tu piel, pelo y uñas se fortalecen y muestran también esta vitalidad.

 

LOS COMPONENTES DE LA ORTIGA

 

Vitamina A: en forma de betacaroteno. Para el buen desarrollo de la vista del bebé, de los huesos, el sistema reproductivo y la formación de la piel.

Vitaminas del grup B: estas vitaminas permiten  la digestión y asimilación de los componentes de los alimentos nutriendo todas tus células.

Fibra: contiene fibra insoluble  te puede ayudar a sentirte saciada.

Clorofila: como ya te he dicho, la ortiga es rica en clorofila la cual aparte de aportar hierro, es antibacteriana y antiinflamatoria y cicatrizante.

Silicio: interviene en la calcificación ósea y en la sistesis de colágeno, por eso te notaras que tus cartilagos y ligamentos  y tu piel estan en mejores condiciones.

Potasio: es un mineral necesario para la actividad muscular normal, remarcando la disminución de las rampas en las piernas. Evita la formación de edemas y cuida el riñón.

Boro: este oligoelemento ( mineral que el cuerpo necesita en pequeñas cantidades)  es indispensable para el mantenimento de unos huesos fuertes.

 

No deberías tomar ortiga, si sufres de una situación especial en la que presentes patología cardiaca (hipertensión), o insuficiencia renal grave o con medicación crónica.

Tampoco es recomendable en el primer trimestre, sus efectos son más interesantes a partir de la semana 25

 

Para preparar una infusión de ortigas,  te recomiendo que pongas 200 cc o un vaso de agua a hervir con una cucharadita de café de hoja seca de ortiga. Dejála hervir dos minutos. Cierras la fuente de calor y cubres la infusión. Espera de 10 a 30 minutos. La cuelas y ya la puedes tomar.

Evita el azúcar blanco, y si puedes evita cualquier endulzante. Si quieres puedes poner una punta de hoja de stevia una vez has cerrado la fuente de calor. El sabor de una infusión de ortigas es profundo y rico.

La mejor hora para tomarla es durante la mañana hasta después de la comida del mediodía para aprovechar la energía que te da.

Mi recomendación es que te tomes un taza, cuatro veces a la semana.

 

 

Pues aquí tienes más conocimientos para mejorar tu salud durante el embarazo y el posparto.

Deseo que te sea de ayuda.

 

 

Judit

MamaConscient

 

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *



Aquest lloc web utilitza cookies per a que vostè tingui la millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment per a l'acceptació de les anomenades cookies i l'acceptació de la nostra política de cookies, premi l'enllaç per més informació.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
CatalanSpanish