• alimentación sana

¿Sabes cómo mejorar la sensación de náuseas durante el embarazo?

Casi seguro que en tu inicio de embarazo te has levantado algún día y sin motivo alguno has ido directamente al baño con la desagradable sensación de tener ganas de vomitar.

Y por detrás tu pareja te dice, ves cómo estás embarazada.

La verdad es que en ese momento piensas: “encima pitorreo”, eso fue lo que pensé. Después de 2 semanas de la última falta, los pechos a reventar, y esa sensación de globo hinchado, algo estaba pasando en mi cuerpo y mi intuición ya lo sabía.

Solo que no quería comprar la prueba de embarazo por si me daba negativo y del disgusto me venía la regla. Era tanta la ilusión y el deseo.

 

Al tercer día de levantarme así decidí emprender la búsqueda de remedios inocuos para mi embarazo pero que me resolvieran ese mal rato y llamé a mi madre y a mis amigas.

Puede ser que te dure todo el embarazo, pero no es muy común, me decía mi compañera Gloria. Lo más habitual es como me pasó a mí, durante algunas semanas hasta que cumplas los tres meses de la falta, y según el día más o menos intenso, me decía mi madre, tómate una Marialuisa y se quedó tan ancha.

Aunque es cierto que a algunas mujeres les dura todo el embarazo y a muy pocas las tienen que medicar o ingresar temporalmente por el exceso de vómitos y deshidratación (hiperémesis gravídica), los estudios dicen que cerca de un 60 % de las mujeres embarazadas tienen nauseas matutinas y si aparecen en la familia, con más probabilidad se repetirán.

 

Hay tres razones orgánicas por las que tenemos náuseas, aquí te las cuento a modo de resumen.

  1. Los estrógenos (y otras hormonas propias del embarazo) que se están generando para mantener el embarazo, se tienen que excretar por el hígado, si este no trabaja con facilidad, hace que las hormonas permanezcan demasiado tiempo en el torrente circulatorio y provoquen efectos secundarios como las náuseas y los vómitos.
  2. Además esto repercute en el metabolismo del azúcar, haciendo que tenga rápidos bajones que me provocan también las dichosas náuseas.
  3. El tercer posible ítem es la tiroides, un hipertiroidismo no diagnosticado puede provocar un exceso de náuseas y vómitos por exceso de hormona tiroidea. Por esa razón en todos los análisis del embarazo se hacen controles para averiguar si hay alguna alteración y cual.

 

A parte de las náuseas también tuve sensibilidad a los olores, así que le tocó a mi pareja lavar y cocinar el pescado, con lo que se lo agradecí infinitamente. Dejar de comer pescado fue una propuesta de él pero no me lo podía permitir, los dos queríamos un desarrollo normal del cerebro del bebe, por lo que tomar pescado era imprescindible, no solo por el omega 3. Aun así lo tomaba aparte por aquello de no tomar mercurio de los pescados azules.

El hecho es que las náuseas me molestaban para tomar los suplementos y comía irregular. Entonces una compañera comadrona me dijo que los tomara cenando con un poco de agua con gas, porque no?. Lo probé y resultó.

La temporada de las náuseas coincidió con unas semanas en que tenía pesadillas por las noches. Hay quien relaciona estas náuseas con miedos internos e inconscientes. Miedos siempre tengo alguno, pensé yo, pero reflexionando vi que sí, que se habían multiplicado:

—sobre todo a perder ese embarazo ya que ya había pasado por un aborto espontáneo,

—a no ser “buena madre” o

—al no haber escogido la pareja perfecta,

—a no poder tener un parto tranquilo,

—a mil y una cosas que me hacían dudar inconscientemente de ese deseo de ser madre.

Las altas expectativas que tenía en el embarazo perfecto o el parto deseado, hacen que todo se remueva increíblemente.

Entonces pedí visita con las que serían mis matronas de parto, hablamos de todos estos miedos, los trasladé también a mi diario de embarazo, y poco a poco todo se fue calmando a mi alrededor.

Recuerdo los primeros trimestres como días revulsivos, de poner a sitio los deseos, las expectativas y las realidades.

Pero yendo a lo práctico.

Oí hablar de la tostada de pan en la mesilla de noche, del jengibre rascado e infusionado o el caramelizado, de la aromaterapia, de la acupuntura, de las sales de schussler. Tenía un cacao mental que no sabía por dónde empezar.

 

Lo primero y más importante:

 

  • Evita perfumes o cocinar alimentos que pueden provocarte nauseas como el pescado, las especias picantes, el pimiento…
  • Come a menudo, cada dos o tres horitas y mastica lentamente, salivando.
  • Prepárate una serie de snacks para llevarte si sales o trabajas fuera de casa (almendras o avellanas crudas, unas tostadas o palitos de pan con un poco de queso, unas zanahorias, fruta cortada, una barrita de cereales, barritas paleo o proteicas bien masticadas), agua con zumo de limón o agua de hierbaluisa.
  • Espera un rato a recostarte después de comer.
  • No abuses de las grasas y alimentos de difícil digestión: picantes, salsas, quesos curados, embutidos, fritos, empeoran la sintomatología.
  • Levántate lentamente de la mesa, del sofá y de la cama.
  • Toma agua con un ¼ de cucharilla de té de carbonato de magnesio en polvo.
  • El agua a sorbitos, pero mejor agua con gas, o incluso con limón.
  • Limonada hecha en cas con un poco de azúcar panela o granizado de limón
  • Ginger Ale real, con jengibre de verdad.
  • Infusiones con Menta piperita, no menta poleo.
  • Olvida el café y cámbialo por té verde con menta
  • En el bolso deberías llevar siempre, o un poco de jengibre, rayado o caramelizado y el inhalador de aromaterapia.
  • No bebas comiendo sino entre comidas
  • También tienes que tener en cuenta que los productos de limpieza demasiado agresivos te van a provocar el vómito solo destaparlos.
  • Procura conseguirte productos ecológicos, sin tantos químicos y con olor a limón o lavanda
  • Toma las bebidas y comidas frescas mejor que calientes.
  • Respira y entrena la relajación con técnicas como el yoga, taichí o mindfulness
  • Haz la siesta recostada, no estirada cada día entre 10-30, aunque no duermas, pero espérate unos 20 min después de comer.

 

¿Y tu pareja?

No subestimes la ayuda que te puede brindar tu pareja, el mero hecho de sentirte escuchada y de comunicarle cómo te sientes puede hacer que te sientas mejor con las náuseas matutinas.

Es importante tener una comunicación fluida en ambas direcciones por lo que te hace sentir más segura en tu entorno más próximo, más cuidada y arropada, y por lo tanto pensamos menos en nuestros males y penurias.

Compartir las tareas de casa entre los dos es una inversión de futuro, no quieras asumir todo el trabajo tú. La corresponsabilidad es un valor interesante a transmitir a los futuros hijos y empieza ya. No hay tareas de hombres y mujeres, es importante que haya una buena repartición. Y si te encuentras mal que él pueda hacer las tuyas y al revés.

Por ejemplo, estos días quizá él tiene que lavar y cocinar el pescado.

 

NO LO PASES SOLA, PIDE AYUDA

 

RECURSOS NATURALES

Aquí te muestro los diferentes recursos que tienes, fáciles y a mano para reducir e incluso eliminar esta molestia. En cualquier centro dietético, o farmacia te pueden ayudar a encontrar estos productos.

 

MEDICINA NATURAL/ FITOTERAPIA

Infusión de Marialuisa, una o dos veces al día, hazte una infusión de una cucharadita de postre de Marialuisa, deja reposar 10 min y filtra.

Prepárate una infusión de jengibre rallado (una pizca) y té verde con menta, enfríalo con hielo y ponle unas gotas de limón, puedes tomarlo a sorbitos durante la mañana.

Las infusiones de anís verde o anís estrellado te van a sentar bien por la mañana. Es dulce de por sí, pero si quieres puedes añadir una pizca de azúcar panela.

 

Puedes tomar también infusiones de manzanilla común o Matricaria camomila, como digestiva, pero acuérdate de tomarla antes de las comidas.

Otra posibilidad es que te hagas el zumo de medio limón, en un vaso de agua fresca o con cubitos de hielo, ponle una gota de menta japonesa y una pizca o punta de cucharilla de café de jengibre en polvo.

 

No olvides tomar por las noches tu multivitamínico prenatal como el de Solgar o Suravitasan o Lamberts

 

ACUPUNTURA Y DIGITOPUNTURA

Los estudios científicos demuestran que es efectiva. Ponte en manos de Buenos profesionales en la materia i veras que pronto te sientes mejor.

Acupuntura to treat nausea and vomiting in early pregnancy: a randomized controlled trial

C Smith, C Crowther, J Beilby – Birth, 2002 – Wiley Online Library

Hay un punto de la muñeca en el que se puede hacer acupresión para aliviar náuseas y vómitos. Incluso se comercializaron unos brazaletes que según los estudios ayudan no solo al mareo y nauseas de las embarazadas sino también al de los viajeros.

acupresión nauseas embarazo

 

AROMATERAPIA

Consigue un inhalador de bolsillo y empapa el algodón con 10 gotas de esencia de limón y 10 de naranja dulce o naranja salvaje y 10 de jengibre. Si no puedes conseguir el jengibre en aceite esencial no lo pongas, las otras dos te ayudaran bastante.

 

Para difusor: mezcla 4 gotas de un aceite cítrico y dos de lavanda para el ambiente

O 4 limón y dos de menta japonesa

Recuerda a ventilar las habitaciones después de 15 minutos de difusor

 

 

FLORES DE BACH

Ya sabes que las flores de Bach no actúan a nivel orgánico, por lo que las puedes tomar tranquila.

Es interesante que hables con alguna terapeuta que te las pueda hacer a medida, sino puedes hacer la fórmula de aceptación del primer trimestre que ha funcionado muy bien a muchas de mis usuarias.

Fórmula primer trimestre: Rock Rose, Walnut, Gentian, White Chestnut.

Para que te sientas más tranquila con el momento que estás viviendo, te adaptes bien a los cambios y no le des muchas vueltas a la cabeza.

Si te ves muy apurada, tomate 4 gotas de Rescue Remedy directo bajo la lengua sin diluir.

 

 

 

 

 

SALES DE SCHUSLER

 

Para las náuseas la sal n.2 calcium phosporicum D6.  2 pastillas debajo de la lengua, fuera de las comidas por tres veces al dia.

Si además tienes vómitos puedes añadir simultáneamente la sal n.8 Natrium Cloratum D6. 2 pastillas debajo de la lengua, fuera de las comidas durante por veces al dia.

 

OLIGOTERAPIA

En el caso de las náuseas y los vómitos no excesivos tenemos como remedio en oligoterapia el magnesio en ampollas bebibles de Artesania Agricola o Labcatal o el de Ifigen en botella.

 

Con una dosis diaria de 2 ml debajo de la boca o diluido en un vaso de chupito con agua media hora antes de comer durante 2 semanas tienes bastante, aunque podrías repetir la tanda.

 

Si todavía no estás embarazada

 

Shonda Parker en uno de sus libros me recordaba lo que yo siempre había leído de mi maestra en Naturopatia, mi madre, y también lo oí decir a Michel Odent en una de sus conferencias. Que antes del embarazo la mujer debería hacer una desintoxicación del hígado y del riñón. Suena a sentido común, si lo piensas bien.  Así lo hice con mis pre-embarazos, en el primero me sorprendió el aborto espontaneo antes de tener consciencia de nada, con uno hizo el ayuno del sirope de sabia, en otro hice una semana de crudivorismo acompañado de suplementos ricos en hierro, folatos y magnesio y en el último hice una cura del hígado con cardo mariano y jugos antiox y verdes durante 15 días.

Los jugos me los sigo tomando ahora, me encantan.

 

 

Espero que te sirva de ayuda para vivir mejor tu día a día embarazada.

Ya sabes, puedes comentar como te ha ido y si conoces algún otro remedio, o puedes seguir leyendo.

Gracias

Judit de Mamaconscient

Creative Commons Attribution-NoDerivatives 4.0

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *



Aquest lloc web utilitza cookies per a que vostè tingui la millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment per a l'acceptació de les anomenades cookies i l'acceptació de la nostra política de cookies, premi l'enllaç per més informació.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
CatalanSpanish