• alimentación sana

9 propuestas para inducir contracciones de parto de manera natural

No sois pocas las mujeres embarazadas que os encontrais en esta situación.  Estás en la semana 41 y no sientes ninguna contracción o muy pocas. Y en 3 o 6 días (según cada centro hospitalario) tienes fecha para la inducción de parto.

Las recomendaciones te llegan a miles y quizás te has planteado hacer todo lo que te han dicho y lo que has leído, lo que te dicen las madres y las abuelas o lo que recomienda la bloguera de moda.

Generalmente este dilema de hacer algo o no hacer nada y qué hacer se presenta en el primer parto, tradicionalmente el más perezoso, sin embargo, puede que sea el segundo o el tercer hijo el que te haga esperar. De una manera u otra, a partir de la semana 40 ya aparece la inquietud de no pasarte de fecha y algunas mujeres sois capaces de agarraros a un hierro candente para evitar una inducción. Yo también lo haría.

Como comadrona de cabecera mis primeras palabras ante una mujer de 40 semanas son de confianza en el proceso. Es decir, Keep Calm and Expect Baby o Keep Calm and walk. El embarazo tiene una duración de 40 semanas completas, y en muchos países se deja que las mujeres se pongan de parto de manera espontánea hasta las 42 y 43 semanas, bajo estrecha vigilancia y con el consentimiento de la mujer.

Aquí te ponen el límite de 41 + 3 o 41 + 4 según el centro que hayas escogido, pocas veces te dejan llegar hasta la 42. Y según las fechas (vacaciones de verano, Semana Santa o Navidad) puede recibir presiones para avanzar la fecha de inducción antes de la semana 41. Repito, la actitud es de serenidad y a esperar el momento. Te puede ayudar el tener frases listas para contestar a la familia y los amigos, que a menudo están más nerviosos que vosotros.

 

De más amable a más enfadada:

 

—La comadrona me dice que estoy empezando a dilatar, que necesita su tiempo, que todo empieza muy lento.

—El médico me dice que todo está bien y todavía tengo días.

—Necesito que no me agobiéis para estar tranquila y ponerme de parto.

—Keep calm and leave me alone o no me llaméis más, por favor.

 

Si tiene una familia muy, muy insistente durante el embarazo, algunas mujeres dicen que la fecha probable de parto es el día que cumplen la 42 y así nadie molesta.

De cualquiera de las maneras, a partir de las 39 semanas ya puedes favorecer la aparición de contracciones sea con caminatas de más de dos horas diarias a buen paso, sea haciendo el amor con tu pareja o recibiendo estímulos sexuales a diferentes partes del cuerpo (pero sobre todo en los pezones). También con el hábito de las visualizaciones positivas o meditaciones diarias.

Esta última es realmente importante si estás de reposo y / o que tienes muchos temores al momento del parto. A menudo, acompañaros dos o tres veces en las visualizaciones con imágenes finales del resultado feliz del parto, (imaginaros felices y satisfechas con un bebé rosado en brazos, con los ojos abiertos y mirada serena observando desde el pecho como le decís palabras bonitas) te ayuda a despertar las endorfinas y en consecuencia la oxitocina, que como ya sabes son las responsables del motor del parto, de las deseadas y temidas contracciones.

 

Actuar antes de las 39-40 semanas es quitarle al bebé las últimas semanas de una de las vivencias más placenteras de la vida, la de estar abrazado constantemente a la madre, sin agresiones de luces, olores, y ruidos, dentro del útero, en calma, calentito.

  • A partir de la semana 40 os propongo que salgas cada día a caminar dos horas seguidas de manera activa, no paseando ni mirando escaparates, si no por zonas verdes, plazas o caminos rurales.

 

  • Si el temor a la inducción es elevado, a partir de las 40-41 semanas, día antes o día después puedes empezar a tomar de una a dos infusiones de hojas de frambuesa (una cucharilla de postre por taza). La hoja de frambuesa es uterotonica y aunque no se ha estudiado en profundidad, el trabajo de campo nos dice que hace que las contracciones sean más efectivas y ablanda el cuello del útero más rápido. No induce el parto y si no hay contracciones, prepara el cuello y además es inocua para la madre y el bebé. Incluso te la recomiendo durante el posparto para ayudar al útero a contraerse y volver a lugar más rápido, evitando las excesivas hemorragias.

  • Puedes añadir condimentos picantes a la comida como pimienta negra, canela o el curry de manera moderada (un exceso os podría suponer molestias en la zona del ano), el orégano, el jengibre, la albahaca. El chocolate negro también actúa como estimulante de la dinámica uterina y si es con una pizca de canela, mejor.

 

  • Hacer una purga tomando 1 o 2 cucharadas soperas de aceite de ricino, aceite de grano de linaza o con lavativas a partir de las 41 semanas, puede induciralgunas contracciones a partir del vaciado del intestino y así iniciar el trabajo de parto. Es un poco molesto pero es muy efectivo.

 

 

  • La homeopatía como el Caulophyllum y el Actaea racemosa también han ayudado a muchas mujeres, aunque la evidencia científica recomienda que para tener más efectividad en la inducción hace falta un tratamiento individualizado por un homeopata experimentado.

 

  • La acupuntura, realizada por un profesional titulado no sólo se ha demostrado efectiva para estimular que el feto se gire espontáneamente poniéndose en cefálica, boca abajo, si no también para aliviar el dolor de las contracciones y para iniciar el parto. No descartes pues esta opción. Por otro lado tienes la digitopuntura. Aquí te muestro los puntos a tocar y como puedes hacerlo tu o tu pareja cada día antes de ir a la cama.

Con el dedo pulgar e indice de una mano aprieta formando circulos, la piel entre el indice y el pulgar de la otra. Puedes utilizar una gota de aceite. hazlo durante un minuto, descansa un minuto y lo repites durante unas 8-10 veces en cada mano.

A 4 dedos por encima del hueso del tobillo, hay un punto ligeramente doloroso al presionar. Pon aceite y repite la misma operación que en la mano. Aquí te aconsejo que pidas ayuda ya que la posición no es muy cómoda cuando la barriga es grande.

  • Las Flores de Bach actúan a nivel emocional y por lo tanto te ayudan a reducir temores profundos y desbloquear tensiones para tener una buena vivencia del parto. Consulta a algún profesional que sepa hacer un buen diagnóstico.

  • Si sientes que el problema es un bloqueo emocional, no dudes en contactar conmigo o con tu comadrona, de hablar con la pareja, la madre, la hermana o alguna mujer que tenga accesible. No tanto para que te diga que es lo que debes hacer, si no para que te escuche y puedas verbalizar lo que hace de tapón.

 

  • El aceite esencial de lavanda ayuda a calmar el dolor y a sentirte tranquila. El aceite esencial de Salvia romana, calma el dolor de las contracciones. Se recomienda mezclarlo con aceite de almendras dulces y aplicarlos sobre la barriga, las lumbares o directamente a los pies (zonas reflejas). Con 5 gotas de cada por 30 cc de aceite de almendras harás una buena mezcla que incluso podrás utilizar durante el parto.

 

 

 

 

 

Todas estas propuestas pueden ayudarle a iniciar el parto, aunque hay un pequeño porcentaje de mujeres que ni con estímulos se ponen de parto y por tanto las citan para una inducción. Pide unos días más con controles ecográficos periódicos, es posible, insiste, unas pocas horas pueden ser importantes para evitar un parto excesivamente medicalizado y con un alto porcentaje de complicaciones.

 

Has probado ya alguno de estos remedios, ¿cuál recomendarías a tus amigas?

 

Judit Cos

http://www.mamaconscient.com

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *



Aquest lloc web utilitza cookies per a que vostè tingui la millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment per a l'acceptació de les anomenades cookies i l'acceptació de la nostra política de cookies, premi l'enllaç per més informació.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
CatalanSpanish