• alimentación sana

Hoy me propongo hablarte de la primera fase del parto.

Ya sabes que en el parto hay tres fases propiamente dichas, a modo de resumen seria esto:

 

  1. Pródromos e inicio de la dilatación hasta 3-4 cm
  2. Dilatación de 5 a 10 cm, descenso por el canal del parto,
  3. Parto y expulsión de la placenta.

 

Una vez has expulsado la placenta entras en “modo puerperio”, pero de esta etapa hablaremos otro día en otro post.

La primera fase de parto es ese rato que puede ir de dos o tres horas siendo muy corto a un par de días.

Puedes entrar en esta fase de dos maneras que seguro ya te han contado:

 

  1. Cuando se rompe espontáneamente la bolsa amniótica y compruebas que el líquido es claro.
  2. Cuando tienes de manera intermitente sensación de dolor de regla y van apareciendo contracciones suaves pero no notas regularidad.

 

Si rompes aguas y son verdosas o tienes hemorragia severa es urgente que accedas al hospital más cercano, sin dilación.

En las dos opciones que te he mencionado puede ser que tardes un buen rato a conseguir entrar en la segunda fase de parto que se caracteriza por tener contracciones regulares cada 5 minutos y de un minuto de duración según la teoría.

En la práctica hay mujeres de todo:

están las frescas, que paren casi sin notar ni una sola contracción, las del parto de la burra o tardonas, las de libro, las anárquicas o que van a su bola sin tener pauta alguna. Y todas pueden tener partos maravillosos sin intervenciones.

 

Pero hablando de esta primera fase se me ocurren 20 propuestas para que tengas clara la actitud.

 

  1. Canta
  2. Pasea
  3. Date un baño caliente o una ducha
  4. Baila, mueve la cadera
  5. Lee
  6. Haz ejercicios con la pelota en la pelota
  7. Repasa las cosas del parto o la bolsa del hospital
  8. Repasa la documentación
  9. Hazte fotos
  10. Medita
  11. Pinta
  12. Teje
  13. Cocina
  14. Si tienes hijos, cuéntales un cuento o juega con ellos.
  15. Escribe
  16. Ve a comprar el pan
  17. Cose
  18. Mira una serie o lee los blogs que te gustan
  19. Llama a una amiga y cuéntale que vas a hacer por vacaciones
  20. Friega el suelo de rodillas.

 

Te las he soltado todas de golpe, así sin contemplaciones para que te hagas una idea de lo que quiero transmitirte:

 

Durante la primera fase del parto debes seguir haciendo “vida normal”, la del día a día. Cuanto menos pendiente estés de las contracciones más relajada estarás y más las hormonas actuaran fluidamente dejando que el transcurso de parto sea ligero. Una vez sientas que el parto te transporta a su planeta, a otra orbita, ahí es cuando debes concentrarte en respirar, visualizar, mover la pelvis y entregarte a la segunda fase sin prejuicios, sin limitaciones, de cuerpo y alma.

 

 

 

Te lo digo por experiencia, laboral y personal.

Tanto en mi primer como en el segundo parto, a las primeras contracciones paré mi vida y movilicé a todo el mundo, pareja, comadronas, amigos, familia porque ya estaba de parto, o eso me parecía a mí. Y estuve 32 horas en el primero y 24 en el segundo antes de ver nacer a mis bebés. Realmente, fue muy agotador, para mí y para todos.

En el tercer parto me propuse no alarmar a nadie. Y llegó el día, después de una caminata de dos horas me hice una siesta reparadora, cuando me levanté noté que estaba empezando a tener dolores de regla intermitentes en los que se ponía la barriga dura y sentía presión abajo en el pubis, pero no dije nada. Los dejaba pasar, aunque alguna contracción me hacía parar. Me dio por ir de vientre ligero y yo sabía que esa era otra de las señales. Llegaron mis otros hijos de la escuela, fuimos un rato al parque a jugar, merendamos y al volver a casa avise a mi marido y le dije que se preparara mentalmente que esa madrugada pariríamos. Él me miró de reojo, como ya me conocía no se alarmó, se ocupó de la cena y los chicos, mientras, yo recogía la casa y preparaba la cama para el parto y el resto de material necesario. No me apeteció ni cenar, pero si recuerdo que bebí un poco de leche de arroz con almendras. Mi hija mayor de 8 y el niño de 6 querían quedarse en casa si nacía su hermanita y prometieron irse a dormir pronto porque dudaban de querer verlo. La verdad es que no me hacia ninguna gracia que mi marido se fuera a acompañarlos a casa de los abuelos, aunque solo tardase una hora. Les conté un cuento entre respiración y respiración y ellos se despidieron de la barriga, entre emocionados e inquietos, con mensajes de cariño a su hermanita.

No estaba cómoda en el sofá así que bailamos un rato con mi pareja, al mirarme la cara de traspuesta ya empezaba a creerme. Y fue él quien a las 11 de la noche llamó a las comadronas y a mi hermana de acompañante. El parto fue maravilloso, mi pequeña nació a las 2:15 sin inconveniente alguno con 3,800 Kg.

Con este pequeño relato quiero decirte que no hace falta hacer nada especial en la primera fase de parto, sí que es cierto que hay cosas que ayudan más que otras como la pelota de esferodinamia o cantar y bailar, limpiar el suelo frota que te frota, pero te tiene que apetecer.

Para muchas mujeres estar demasiado atenta a lo que sienten en esta etapa puede comportar un cierto nivel de estrés (inquietud, espera) que enlentece la producción de oxitocina, por lo que no recomiendo hacer nada especifico.

Otras en cambio, están muy entrenadas en meditaciones y visualizaciones positivas o en hipnobirthing y ya empiezan a practicar desde el momento 0. Fantástico, si eres de estas no tengo nada que decirte, solo que te admiro.

 

Sigue haciendo tu vida hasta que sean las contracciones que te paren, entonces, cuando pase esto llama a la comadrona o vete al hospital.

 

SI es de noche, duerme, si no puedes dormir te levantas y haces cosas, ordena cajones, cocina…cualquiera de las cosas que te he puesto en el listado.

 

Si se rompe la bolsa amniótica, mira el color de las aguas y si es clara (amarillenta o blanca) puedes quedarte en casa 6-12 o 24 horas según el plan que hayas acordado con tu equipo de parto.

Por último quiero recordarte algunos de los síntomas más comunes en esta primera fase de parto son:

 

  • Los pequeños dolores, como de regla, que van aumentando de intensidad y de duración progresivamente.
  • Molestias en el hueso del pubis y en el sacro como si si movieran.
  • Más frecuencia de orinar
  • Quizá saques un poco de mucosidad por la vagina, e incluso puede ser marrón o manchada de sangre.
  • Más facilidad para ir de vientre.
  • Sensación de nauseas e incluso algún vomito.
  • Mucha sed.

 

Ahora ya sabes más cosas sobre el inicio del parto, tómatelo con calma y vive tu dia a dia con normalidad.

Un beso

Judit de mamaconscient

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *



Aquest lloc web utilitza cookies per a que vostè tingui la millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment per a l'acceptació de les anomenades cookies i l'acceptació de la nostra política de cookies, premi l'enllaç per més informació.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
CatalanSpanish