• alimentación sana

10 alimentos ricos para tu leche, mamá.

Hoy me gustaría aportar mi grano de arena para que tu lactancia sea larga, prospera y feliz.

Una de las cosas en las que recibo más agradecimientos de las mujeres que apoyo son las listas.

foto de Gemma Miralda

Lista de cosas a tener en cuenta para el posparto, lista de emociones a revisar, lista de las cosas que puedo hacer para evitar una mastitis o una inducción.

Y entre estas listas aparece la de hoy como una de las más sabrosas. Principalmente para los retoños lactantes.

AQUÍ TIENES LOS 10 MAGNÍFICOS

  • Hinojo
  • Levadura de cerveza 
  • Cerveza negra sin alcohol
  • Malta de cereales
  • Avena
  • Leches vegetales
  • Horchata de chufla (preferiblemente sin azúcar)
  • Almendra
  • Fenogreco
  • Semillas

Hoy te presento la lista de los alimentos que enriquecen la leche materna, en cantidad, en calidad y en sabor. Esta lista está basada en la experiencia de muchas mujeres y años de sabiduría en diferentes culturas del mundo.

Quizás algunos no te vienen de nuevo, pero creo que algún producto te va a sorprender, principalmente si lo pruebas durante 7 días seguidos. Cuando lo hagas, notarás como tu producción aumenta (hasta un 20 % si pudiésemos medirla) e incluso que las tomas dejan más satisfecho tu bebé.

Yo te propongo que incorpores alguno o algunos de estos alimentos de manera habitual en tu dieta, los que se adapten más a ti, a tu manera de alimentarte y a tus hábitos de salud. También debes observar la reacción de tu pequeño o pequeña, la apetencia y la satisfacción en las tomas.

Puedes ir variando según el momento del día o el día de la semana.

Tuberculo de hinojo

Por ejemplo, el hinojo lo puedes incorporar en forma de tubérculo para las ensaladas o cocido en caldo o al vapor. Las hojas te sirven para condimentar platos de pescado o de carne. Y las semillas para hacer una cocción no se aconsejan tanto porque podrían llegar a tener demasiada concentración de ciertos componentes que tomados en exceso podrían llegar a intoxicar levemente al bebé. Recuerda siempre lo que te he dicho varias veces. Tomo un poco de todo con moderación; si es bueno te va a beneficiar y si es malo te va a perjudicar poco. Aquí te dejo la reseña de la página de consultas e-lactancia para que leas atentamente. Aunque en preparados de semillas con comino y anís y tomando una taza al día no se ha demostrado toxicidades.

Levadura de cerveza.

La levadura es un gran alimento, rico en casi toda la variedad de vitaminas del grupo B, rica en proteínas y aminoácidos esenciales y sales minerales.

Es mejor tomarla desamargada y mezclada con yogur o zumo de frutas frescas. Por la mañana nos aporta la energía necesaria para todo el día.

La cerveza sin alcohol sea negra o rubia, la cerveza tiene unos componentes que estimulan la secreción de prolactina y esto implica ese aumento de producción que podemos necesitar en momentos puntuales de nuestra lactancia.

Lee-lo en este artículo científico, donde remarca sus beneficios en relación al tema discutido y a que es preferible que sea una cerveza sin alcohol. Algunas comadronas remarcan que es preferible que sea la negra, aunque en los estudios no distinguen diferencias.

Antiguamente la malta de cereales predominaba ante el café porque muchas familias la producían ellos mismos, era más económica y nutritiva ante la escasez de alimentos. Hoy en dia y debido al abuso del café y la ansiedad que genera, se está recuperando esta rica y sana bebida para todas las edades. La malta, principalmente de cebada y centeno, es una buena opción de merienda porque no es excitante, sino tranquilizante por su alto contenido en vitaminas B y minerales, aporta fibra enriqueciendo tu flora intestinal, cuida tu piel por su contenido en vit E. Y junto con una leche vegetal es una opción muy recomendada. Muchas mujeres pierden el nocivo habito del café sustituyéndolo por malta de cereales, con o sin achicoria.

copos de avena

Algunos textos antiguos, situaban la avenacomo el cereal milagroso. En grano o en copos, en sopa, cocido o con leche, la avena es un gran alimento a todos los niveles y una madre lactante se puede beneficiar de todas sus propiedades. En el desayuno, pero también en la cena. Recuerdo que a los ocho meses introduje la primera papilla de cereales a mis hijos en forma de sopa con caldo vegetal y avena de la casa Kölln, una avena finísima que no hacía falta triturar ni pasar por el chino, una avena que yo ya comía des de hacía meses, eso contribuyó a que luego en su dieta los bebés reconociesen estos alimentos por su sabor de manera fácil y sabrosa.

Las leches vegetales son una buena alternativa para las mujeres que quieren evitar el cólico del lactante, aunque no está demostrado que sea la causa, muchas mujeres refieren mejoría al retirar temporalmente todos los productos derivados de la vaca (ternera incluida). Mi consejo es que varíes en composición y gusto. Quizá una leche de arroz te estriñe un poco, por lo que mejor evitarla o tomar la de arroz con almendras o con avellanas, la de avena enriquecida con calcio, la de sésamo, la de coco, la que tú quieras. Pero mejor no tomes la soja, porque resulta un poco fuerte y alergénica según comentan algunos estudios.

Puedes tomarla por la mañana con malta de cereales o por la tarde o antes de acostarte, según tus hábitos. Yo no te recomiendo más de dos tazas al día porque puedes estar suprimiendo otros alimentos igualmente importantes. 

Dentro de las leches vegetales podemos encontrar la horchata de chufla, rica y nutritiva también. Aunque yo le veo un problema, la gran cantidad de azúcar que le añaden, sea refinado o moreno. Creo, con toda sinceridad, que no debemos habituar a nuestro bebé al sabor de lo dulce ni de lo salado, si podemos educarlo en la habilidad de sentir los sabores de los alimentos por lo que son, tendrá menos problemas de salud a lo largo de su vida. Si puedes buscar una horchata de chufla sin azúcares ni edulcorantes.

El fenogrecoes una planta que contiene unas habas o semillas que presentan propiedades estimulantes del apetito. Aunque su cocción da una bebida un poco amarga, mezclado con otras semillas como el comino o anís potencian su efecto como estimulantes del apetito y digestivas por lo que el bebé succiona más a menudo y esto induce directamente a más producción. Por lo que un buen momento para tomarla es después de comer, te ayudara a tu digestión y llegara al bebé a través de la leche justo en la “hora bruja” o de más inquietud, ayudándole a relajarse, evitar el dolor de barriga y a inducir la succión que es lo que queremos.

semillas variadas

Las semillas crudas de cáñamo, de chía, de lino, de sésamo, y de girasol ayudan a enriquecer la calidad de la leche gracias a su contenido en omega-3 y omega-6. Aumentan el contenido en grasa de la leche por lo que nutren el cerebro de nuestro pequeño. Con un par de cucharillas diarias en ensaladas, sopas, panes, tienes bastante para cubrir las necesidades de los dos, aunque eso no quita que tomes algunos productos del mar como algas, gambas y pescado para potenciar ese omega-3.

A la vez que te nutres con alimentos que mejoran la calidad y sabor de la leche estimulando la producción y la apetencia, limita los alimentos antigalactógogos como la albahaca, el perejil, el apio o la salvia, y no abuses de verduras flatulentas ni de hojas verde intenso.

Deseo que toda esta información te sea útil y ayude para que tu lactancia sea próspera.

Se me ocurren otras maneras de ayudarte, por lo que me gustaría que me tuvieras en cuenta y me escribas un mail sin compromiso para poder resolver todas tus dudas.

O me llames y quedamos para una visita.

Judit Cos

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *



Aquest lloc web utilitza cookies per a que vostè tingui la millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment per a l'acceptació de les anomenades cookies i l'acceptació de la nostra política de cookies, premi l'enllaç per més informació.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies